Hoy no fue entrenamiento o, más bien,  parte del “otro” entrenamiento (tan importante como el que se hace con las rutinas): descanso, alimentación y supervisión médica. Hoy me hice una Prueba de Esfuerzo.

Poco después de las 10 llegamos a la Unidad de Cardiología Integral del Dr. Hermes Ilarraza que, aunque pequeña, tiene todo lo necesario par la PE. Esta prueba se hace en corredora conectada a una computadora que va controlando la inclinación y la velocidad para ir llevando al corredor hasta su máximo esfuerzo, o sea, hasta decir ¡basta!

¿Que dice mi prueba de esfuerzo? Primero que nada, que estoy bien del corazón… yei! Después que mi ECG es normal y mi respuesta HR (ritmo cardiaco9 es apropiada, que no tengo arritmias ni cambios ST (quién sabe que sea eso).

No se leer mucho de lo que dice, como que los niveles de lactato/FC/carga/Borg fueron los siguientes: 5.4 mmol-L/65 lpm/reposo/Borg no valorable. 7.5mmol-L/140 lpm/reposo/Borg […] Final del esfuerzo 13.3 mmol-L/19.5 lpm/Borg 19, etc.

Pero a fin de cuentas lo que buscaba era saber, de parte del doctor, si puedo seguir con lo que estoy haciendo y además conocer mi HR máximo. Ya conocí ambas respuestas: puedo seguir con mi entrenamiento y plan para cruzar el Canal de la Mancha y  que mi HR pico es de 178.

También otros datos como la capacidad de recuperación, de reposo y pico, etc. Datos que seguramente le sirven a atletas profesionales y a sus entrenadores. La verdad para mi, lo que quería saber lo supe y pues a seguir adelante!

Anuncios