Tengo cuatro cuentas de correo electrónico: dos las veo seguido (una de trabajo y una personal) a través de Gmail y las otras dos (una de yahoo -mi primer cuenta de correo que abrí hace mas de dos décadas, a la que hoy llega prácticamente solo correo basura- y otra de @mac.com) las reviso de vez en cuando a través de Mail de Mac. Esta última no la doy casi nunca para evitar que acabe llena de basura también, por lo que terminé usándola casi solo para temas personales relacionados con deportes. A esa cuenta me llegan los correos del entrenamiento que me manda Nora diariamente, publicidad de Sport City, de algunas carreras, ciclismo y triatlón; los mails de los blogs deportivos que sigo; recientemente las noticias de Swim Across the Sound y… los pocos sobre la reservación para el cruce del Canal de la Mancha.

En esta última, ayer vi que tenía un correo de Michael Oram. Me dio un brinco el corazón.

Nunca me había escrito de la nada, sus correos solo han sido respuestas a los míos. Casi me dio miedo abrirlo porque supe que era el correo que hace tiempo me dijo que mandaría al final de la temporada de cruces del 2015 con la información para los del 2016.

La reservación que tengo para el intentar el cruce del Canal la quise hacer con él hace casi exactamente un año pero ya no tenía espacio disponible ni en 1a ni en 2a posición en Julio, Agosto o Septiembre. Entre algunas pocas opciones me ofreció la que decidí tomar (consultando a Nora para conocer su sugerencia): 2a posición durante la 1a marea muerta (Neap tide) de Agosto, con James Willi (su yerno) de piloto. Mi reservación es para la marea del 9 al 16 de Agosto 2016.

Es un correo breve, de solo tres párrafos. Después del saludo escribe que manda el contrato de piloto; un formato médico que deben llenar quienes van a ir en el barco; un archivo de información general con explicación de como funcionan las mareas, las posiciones para salir y las reservaciones; los datos de contacto de la oficina de CS&PF (una de las dos federaciones que certifican los cruces del Canal) y las fechas límite para completar cada una de las secciones de la aplicación. Dice que espera que sean de utilidad y en el último párrafo pide que se haga el pago de la reservación a mas tardar el 14 de Diciembre 2015 para confirmar y finalizar la reservación. Abajo manda los datos bancarios para recibir transferencias y se despide con un simple: “Regards, Michael”, eso es todo.

Me queda claro que es su chamba y que durante la temporada de cruces ve a decenas, si no es que a cientos, de nadadores que lo intentan. Seguramente ha piloteado a miles, de los cuales, según las estadísticas que he leído, solo aproximadamente un 10% de los que lo intentan lo logra. Para él, es algo común. Para mi, es el reto físico mas grande que me he impuesto en mi vida. Desde hace mucho me ha retado y motivado; me ha puesto nervioso, me ha cansado, me ha quitado tiempo y me ha vuelto desatento a otras cosas. Me ha cambiado, aun no se si para bien o para mal, pero no ha dejado de estar ahí por mas de dos años. Quizás por eso siento su correo tan impersonal y falto de emoción. Yo casi tiemblo al abrirlo. Seguramente su mensaje no debería ser de otra forma, pero a mi, en mi incómoda y constante necesidad de atención, me gustaría que escribiera unas palabras de aliento o que me preguntara como voy con el entrenamiento, si estoy nervioso, si necesito algo… Claro que eso que me gustaría que pasara se debe solo a mis nervios de ver como se acerca la fecha lentamente pero a pasos agigantados. Cada vez que cuento los meses faltantes necesito menos dedos. Ya me alcanzan los dedos de las manos para contar los meses que faltan ¡y casi empiezan a sobrar! Menos de 10 meses y la cuenta regresiva sigue su marcha…

¡Ay nanita!

P.D. Pienso en el agua fría. Lo poco que he leído últimamente me ha causado preocupación porque he aprendido que es una de las principales causas por la que la mayoría de los nadadores no logran sus cruces. Casi me da gusto pensar que ya me empiezo a sentir mas gordito y que he podido subir 3 kilos de peso. La grasa corporal se convierte en la principal protección contra el frío. Ya solo me falta subir unos 8 o 10 kilos más. ¿Solo eso? ¡Ja!

Ojalá.

Anuncios