The Sound of Silence

Algunos días, como hoy, se mezclan de una manera especial los pensamientos y la música. Me sucede seguido en la bici sobre rodillos, seguro que es porque no hay mas que pedalear y entonces la atención se va hacia la música. Que diferente es nadar, donde no hay música. Sé que existen audífonos subacuáticos pero nunca los he usado. Me pregunto si serán una buena idea para nados largos, nunca los he probado y la verdad nunca he escuchado a nadie que opine nada -ni bueno ni malo- de ellos.

En el maratón de París la música hizo una gran diferencia; realmente me ayudó a seguir. Como iba caminando fueron 6 hrs. y a pesar de que estaba en París y había distractores por todos lados -gente apoyando, vistas espectaculares en la “ciudad mas hermosa del mundo”, cientos de personas “corriendo” alrededor- la música me ayudó a distraer la mente. Tomaba alguna canción que en ese momento me hacía sentir algo y la repetía una y otra vez. Es algo que me sucede con el ejercicio y la música; la vuelve mas intensa y me llega mas profundo y toca mis sentimientos de cierta manera que a veces me llega a sacar algunas lágrimas.

Hoy fue el turno de The Sounds of Silence y Let Her Go que me llevaron a ese lugar especial en tan solo 35 min. (si, ya se que me tocaba hacer el doble pero otra vez amanecí con diarrea y eso me desgana).

En unos meses mas me va a tocar nadar por varias horas seguidas; quizás la música que me acompañe va a tener que salir de mi. Tendré que ir afinando mis instrumentos para que suene bonito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s