4-dic-2019. Primera nadada después de la cirugía. Faltan 219 días (7 meses y 6 días).

Hoy nadé por primera vez después de la cirugía que me hicieron exactamente ayer hace cuatro semanas. Me operaron de dos hernias inguinales bilaterales. Ayer estaba realmente nervioso y sorprendido de lo poco animado que me sentía para nadar hoy.

Hace unos meses que decidí operarme estaba convencido -casi emocionado- de la decisión. Aunque no me molestaban prácticamente nada las hernias, me preocupaba que una vez que empezara el entrenamiento más fuerte, pudieran agravarse y que entonces tuviera que detener el entrenamiento. Si eso llegara a suceder en el 2020 antes de julio, sin duda perdería la oportunidad de intentar el cruce que tengo planeado.

En marzo del 2019 decidí ver a un médico -por una muy ligera molestia ocasional- y me mandó a hacer un ultrasonido. Aunque el diagnóstico que me hicieron hace ocho meses fue algo disparatado (decía que sufría distensión de los músculos rectos abdominales -después me enteré que eso es imposible porque los músculos rectos no están en el abdomen-) supe que no era algo que requiriera pronta atención y decidí atenderlo hasta después del verano; porque para entonces teníamos un lugar para intentar un cruce en el Estrecho de Gibraltar en Julio 2019. (El cual desafortunadamente no pudimos realizar por una mala gestión de la ACNEG).

Después del viaje sin cruce regresé (casi realmente darme cuenta de esos sentimientos) desmotivado y deprimido. Aún con la reservación que ya tenía para julio de 2020 y sabiendo que faltaba apenas un año, me tomó algunos meses reencontrar la motivación para ponerle ganas reales y efectivas donde debían estar y entonces postergué la atención a la cirugía casi demasiado.

Durante las 4 semanas que acaban de pasar me he llegado a sentir en muchas ocasiones, mucho peor de lo que me jamás hubiera imaginado.

Cuando hablé con el doctor (antes de la cirugía) sobre la recuperación, me la planteó mas o menos fácil. Creo que los médicos deben saber que no es fácil Pero no lo plantean así para no espantar a sus “clientes”.

Por fin, al final un poco a las carreras, tramité lo necesario para la cirugía y la apresuré intentando que fuera a finales de octubre aunque acabó siendo el 5 de noviembre del 2019. Apenas 35 semanas antes del reto mas grande de mi vida deportiva.

Luego te podría platicar también que no podía aplazarla ni un día más porque dos semanas después de la operación iba a ser (y fui) crew de Rodrigo en dos Ironman seguidos (uno de ellos sin evento organizado). No fue fácil, pero lo hice (y lo hizo! Se que tampoco le fue fácil).

Me sentía tan mal, que me sorprendió mucho que no tuve ni las más mínimas ganas de meter siquiera un dedo al agua o al mar.

En fin. Empieza una nueva etapa porque a partir de hoy tengo mucha condición que recuperar y mucho que entrenar para el reto próxima. Cada que lo reflexiono no puedo dejar de pensar que es una locura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s