En la mañana fui a correro un poco con Manchas. Pisé un pajarito. Si, así como dice, tal cuál. ¡Jamás pensé que algo así pudiera suceder!

Venía corriendo y enfrente de mi, en la banqueta, vi un grupo de pajaritos comiendo algo. Cuando me acerqué volaron, como suele suceder y yo solo di una zancada hacia la izquierda para esquivar lo que comían y de pronto sentí y vi que caí sobre un pajarito que sólo brincó de lado. Que triste y doloroso accidente. 

Anuncios